Bienvenidos a Botellitas Humar

Bienvenidos a Botellitas Humar

Hola!!

Desde Argentina, queremos que conozcan nuestra colección de más de 1.400 botellitas miniatura, iniciada en Córdoba, Argentina, en la década de los 50, con algunas piezas que ya en ese entonces eran antiguas. Durante casi los últimos 18 años estas botellitas "durmieron" literalmente en cajas. Todas ellas están en su verdadero estado, aun en los casos en que su etiqueta o su contenido han sufrido el paso de los años. En este blog, comentaremos las más curiosas, interesantes o entrañables. Valoramos mucho los comentarios que nos dejen en sus visitas, ya sea aquí en el blog, en nuestra Página Web: http://botellitashumar.jimdo.com o en nuestro Mail: botellitas.humar@gmail.com


sábado, 22 de mayo de 2010

ARGENTINA CELEBRA EL BICENTENARIO – CAP 2

… y las “pequeñitas” de la colección de Botellitas Humar®, quisieron estar presentes, luciendo sus escarapelas.

ARGENTINA CELEBRA EL BICENTENARIO - CAP 1

HISTORIA DE LA ESCARAPELA ARGENTINA
La Escarapela es uno de los símbolos nacionales de Argentina, fue instituida por un decreto del 18 de febrero de 1812 del Primer Triunvirato, quien determinó que:
“Sea la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, de color blanco y azul celeste…”
El origen de sus colores y las razones por las que fueron elegidos para simbolizar a la Patria no pueden establecerse con precisión:
·        Una versión dice que los colores provenían de la Casa de Borbón de Fernando VII (rey español prisionero de Napoleón Bonaparte), considerando que algunos sectores que apoyaban la gesta patria, lo hacían como una forma de gobernar conservando estas tierras para el rey depuesto.
·        Otra versión indica que el Regimiento de Patricios (primer cuerpo militar argentino) adoptó los colores blanco y celeste durante las Invasiones Inglesas al Río de la Plata en 1806 y 1807.
·        Se dice también que la escarapela argentina habría sido utilizada por primera vez por un grupo de damas de Buenos Aires al reunirse con el coronel Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios, el 19 de mayo de 1810. Seis días más tarde, Saavedra presidiría la Primera Junta de Gobierno Patrio.
·        Otra versión cuenta que el 21 de mayo de 1810 Domingo French y Antonio Beruti repartían cintas blancas como signo de paz y unión entre los patriotas y los partidarios de España. Bartolomé Mitre dice que French "entró en una de las tiendas de la Recova y tomó varias piezas de cintas blancas y celestes. Puso piquetes con orden de dejar entrar solo a los patriotas y hacerles poner el distintivo"…
Lo cierto es que el 13 de febrero de 1812, el destacado patriota Manuel Belgrano, solicitó al Gobierno establecer el uso de la escarapela nacional celeste y blanco. Belgrano diseñó una bandera con los mismos colores y la hizo jurar dos semanas más tarde, informando al Gobierno: "Siendo preciso enarbolar una bandera, y no teniéndola, la mandé hacer celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional...”

martes, 18 de mayo de 2010

MARIE BRIZARD - UNA MUJER Y MUCHOS LICORES

La hermosa Marie Brizard, nacida en Burdeos en los comienzos del siglo XVIII, de la que sólo se sabe que fue la mayor de 15 hermanos, representó una rareza en la vida económica del siglo en Francia. No sólo condujo su propia empresa, sino que la fundó. En ese entonces, el futuro de las mujeres estaba claro: amas de casa, esposas y madres. Si  algo fallaba: al convento o a cuidar sobrinos y ancianos.
Soltera, a sus 40 años, Marie Brizard, según la leyenda de la empresa, pasaba parte de su tiempo en los hospitales de Burdeos cuidando enfermos. En 1750, uno de ellos, un marino procedente de las colonias, como muestra de gratitud le dio la receta de un elixir popular en las Antillas, que curaba y además era delicioso. Según la leyenda surgió el Anisette como producto más del altruismo, que de la intención comercial.
Por otra parte, Pierre padre de Marie, poseía una pequeña destilería que pasó a Marie en 1755. Ella fundó en Burdeos con la ayuda de su sobrino político Juan Bautista Roger, la sociedad Marie Brizard y Roger, fabricantes del delicioso “Anisete” y posteriormente de los licores de frutas de frutas y hierbas, entre ellos el licor de menta, en el siglo siguiente.
Esta es la historia —muy resumida— de los licores de Marie, una joven que rompió el molde y ahora, con toda justeza, aparece como una de las primeras mujeres empresarias. Marie murió en 1801 a los 86 años.

Presentamos aquí varias botellitas de nuestra colección como exponentes de la obra y los logros de Marie Brizard, comenzando por su primer licor, el Anisette, en dos versiones: de 5 y de 3 cl.

Continuamos con 5 botellitas de Licor de menta Marie Brizard: la primera data de la década de los 60, la segunda y tercera de los 70, en sus dos variedades: menta blanca y menta verde. Ambas tienen un tenor alcohólico y un sabor bastante similar aunque difieran en color. Estas tres botellitas denotan su antigüedad con su forma redonda, antecesora de la tradicional Marie Brizard que ha continuado hasta nuestros días.  La cuarta, data de los años 80 y la quinta es más reciente y su forma más estilizada. Si bien la primera, tercera y quinta se denominan Peppermint, haciendo referencia a la "menta piperata", no hay apreciables diferencias en su sabor con las otras cremas.
El sabor, color y aroma de estos licores evocan los apacibles campos franceses e ingleses de donde proceden las mentas seleccionadas por Marie Brizard

De estas 4 botellitas de la colección, la primera de Crema de Café, es la más antigua, de fines de los 50 o principios de los 60, como lo revelan su forma y su tapa en lámina de hojalata.  Las dos siguientes son Cremas de Cacao, denominadas “Chouao”, una de ellas más antigua, con tapa de hojalata azul y botella recta. La última es un “Licor” de Cacao cuya botellita asume ya la forma caracteristica de los Marie Brizard más actuales.

Estos siete licores Marie Brizard han sido ordenados también de acuerdo a su antigüedad, evidenciada claramente por el formato de su botella. Como ejemplo, la primera y la última son Blackberry Brandy, con más de 30 años de diferencia.
La segunda y tercera, Prunelle y Mandarine datan de los años 70. La cuarta es el famoso Parfait Amour (según dicen, elaborado con un destilado de violetas). Las tres últimas son licores frutales cremosos: Pear Williams, Apry (de damasco) y Blackberry, en botellitas con formatos más actuales.

miércoles, 12 de mayo de 2010

OTRAS PRESENTACIONES DE LA MENTA

COCTELES: Habíamos mencionado que las cremas de menta verde y blanca tienen aroma y sabor similar y que pueden intercambiarse a menos que el color sea importante. Esto es precisamente así en el caso de ciertos cócteles.
El Stinger (menta y coñac a partes iguales) resulta inconcebible sin la menta blanca, ya que su transparencia convierte el color de este digestivo trago en un apetecible dorado, exaltando el tono de un buen cognac.
Por el contrario, el “Grasshopper” (saltamontes) lleva menta verde y deriva su nombre precisamente de su color verde, como puede apreciarse en esta miniatura de la firma americana Heublein & Co. que presenta una serie de coctails ya preparados. El grasshopper nació en el bar Tujague’s en el Barrio Francés de New Orleáns y tuvo su mayor popularidad entre los 50 y 60. El contenido de esta botellita, pese a sus 30 años, conserva su color verde cremoso.


VANDERMINT: es una deliciosa bebida cremosa mezcla de chocolate y licor de menta, hecho en Holanda y tiene chocolate que en realidad está suspendido en el líquido. Dicen que hay pocas cosas tan oscuras y tan buenas como este elixir suave y cremoso y que al beber unos pocos sorbos, uno siente que se resuelven todos los problemas del mundo.


MINT CHOCOLATE: también conocido como Chocolate Mint, es una variedad popular de licor de chocolate saborizado con menta.  Aquí presentamos dos botellitas con ambas variedades de esta bebida elaborada por Hiram Walker en EE. UU. Chocolate blanco y negro.


martes, 11 de mayo de 2010

VERDE QUE TE QUIERO VERDE… LICOR DE MENTA

En el año 1140 d.C. en el Monasterio de San Juan Evangelista de Pratovecchio, en la Toscana, se cultivaba menta. Se cuenta que en este antiguo lugar se destilaban rosas y menta, para hacer un antepasado del Rosemint (licor de menta con tonalidad rosada).
El licor de menta cremoso es una bebida dulce elaborada con hojas o extracto de menta. Su sabor y aroma derivan primariamente de la menta “córsica”.
Se elabora de diferentes maneras. La receta tradicional implica macerar hojas secas de menta en alcohol durante varias semanas, luego filtrar y agregar azúcar. Así la bebida adquiere un color verde natural, desprendido de las hojas. Otra forma de preparar este licor es con extracto de menta y colorante mezclados con agua, alcohol y azúcar. Algunos licores de menta son transparentes porque están preparados con extractos y sin colorantes. Esta presentación incolora se denomina menta “blanca”.
Ambas variedades de licor tienen sabor y aroma similar y se pueden intercambiar salvo cuando el color es importante como ocurre en ciertos cócteles.
Presentamos a continuación varias botellitas de licor de menta de nuestra colección, omitiendo a Marie Brizard y sus licores, a quien dedicaremos un capítulo especial:

LICORES DE MENTA DE ARGENTINA
La primera, de la década de los 60, es una micromini de vidrio de Licor Crema de Menta Tres Plumas que  no contiene el verdadero licor pues en su etiquetado superior indica “producto ficticio no bebible” como suelen indicar muchas micro botellitas.
La segunda, más o menos de la misma época, es un Freezomint (menta glacial) de Cusenier, en un antiguo formato de botella. Conserva su contenido original y sus fajas de impuestos, aunque el contenido de color verde, con los años ha ido virando curiosamente al azul.
Las dos últimas provienen de Peters y de Orandi Massera (Conde Rojo), y mantienen el contenido original con su lindo color verde. En el caso de Peters identifica el licor como Peppermint pero su sabor no resulta más intenso o distinto del de un licor de menta.

LICORES DE MENTA DEL CARIBE
La primera botellita de nuestra colección es un licor de menta venezolano de la casa Barbero y Cia, las tres siguientes son colombianas, de destilerías mmuy conocidas que se han dedicado primordialmente a los aguardientes y licores de café, y sin embargo reservan un sitio en su empresa para este licor de precioso color verde. Así la Industria Licorera del Valle del Cali, la Fábrica de licores de Antioquia y la empresa El Dorado, elaboran “crema de menta” ligeramente más densa que el licor de Barbero.

LICORES DE MENTA ESPAÑOLES
En nuestra colección tenemos distintas cremas de menta producidas por una variedad de destilerías españolas tales como:
Bofill & Roig para Escat, hace interesantes licores de anís, banana y en este caso de menta blanca, contenidos en botellitas con forma de guitarra.
Destilería Mollfulleda: en esta antigua botellita lo curioso es que en su etiqueta asegura que se trata de “Crema de Menta Verde”. Su tapa hermética y la altura de su contenido evidencian que el mismo no se ha degradado ni alterado mayormente en su color, lo que permite afirmar que nunca habría contenido menta verde sino menta blanca.
Bofill Borras: un licor presentado como Pippermint en una botellita con forma de mapa de España (elabora también un licor de naranja en esta misma forma).
Destilería Mollfulleda: En este caso, a diferencia de la segunda, sí se trata de un Peppermint verde llamado Calisay.
Bardinet: una crema de menta identificada como tal y también como Peppermint
Las tres últimas son botellitas con formas muy parecidas, aunque la antepenúltima y la última corresponden a dos destilerías continentales: Montaña y Campeny, y la penúltima a la Destilería Cocal en las Islas Canarias.

OTROS LICORES DE MENTA EUROPEOS
La primera botellita es un licor de menta verde de Riemmerschmid, Alemania. Aquí se ha resignado la vista del color verde (incluso parece menta blanca al trasluz) en función de presentar una hermosa botellita caramelo oscuro pintada a mano. Las siguientes cinco son respectivamente Pezziol, de Italia, dos ejemplos de Bols. (una holandesa antigua y una francesa más moderna) y dos francesas de Regnier y Revel.

lunes, 10 de mayo de 2010

VERDE QUE TE QUIERO VERDE… MENTA

Dice un proverbio francés: 
“La mujer es una hoja de menta…  Cuantas más arrugas, mejor huele”
Las distintas variedades de menta: hierbabuena, romana, inglesa (piperata), verde (spicata), citrata, acuática y la de hojas largas (longifolia) crecen en estado silvestre.
 Su nombre viene del latín Menthe y del griego Minthe. En la mitología griega, Plutón o Hades, rey del Inframundo, se enamoró de la ninfa Minthe a la que sedujo. Al enterarse su esposa Perséphone (la Proserpina del Renacimiento) en un ataque de celos maldice a Minthe y la convierte en una humilde planta rastrera. Desesperado, Plutón intenta revertir el hechizo y al no lograrlo, al menos le confiere su penetrante fragancia, la que se hace aun más fuerte al frotarla.
Dicen que las novias griegas trenzaban sus coronas con ramas de menta en memoria de este amor frustrado.
Cinco siglos antes de Cristo, los babilonios la destilaban para un hacer un digestivo y también se la encuentra en tumbas egipcias.
Los hebreos preparaban con ella un brebaje sagrado, al que Jesús menciona en sus reproches a los escribas y fariseos.
Los romanos aromatizaban su vino con menta y la incorporaron a la mayoría de sus salsas. Las romanas masticaban una pasta de miel y menta para mantener su aliento fresco y ocultar el olor del vino que bebían en secreto, ya que los que bebieran las bebidas reservadas a dioses eran condenados a muerte.
En Japón, se ha practicado la extracción de mentol (aceite de menta) durante más de dos mil años.
Durante los sacrificios, los druidas celtas quemaban hojas de menta para alejar los malos espíritus. 
Siglos más tarde, en Francia se colocaban ramilletes de menta la víspera de San Juan para protegerse de las brujas.
En la Edad Media, la menta se cultivaba abundantemente en los conventos. Tanto así, que Carlomagno pone impuestos a su cultivo dadas sus propiedades medicinales.
En la India, los perfumistas, antes de la boda, pasaban varillas de bambú embebidas en menta por la garganta, el ombligo y las axilas del novio como preparación amorosa
En Oceanía, un hombre que se frotara las manos con hojas de menta y luego tocara a la mujer codiciada, tenía la seguridad de conquistarla.
Los indios americanos descubrieron  las propiedades de los campos de menta que crecía silvestre y la usaron como un té contra la fiebre. 
No obstante, la leyenda cristiana subestimó la menta. Según dicen, la virgen y el niño, perseguidos por Herodes se ocultaron bajo el trigo, pero la menta dijo donde estaban, aunque en voz tan baja que no fue oída. Ante ello, la virgen le dijo: “eres menta y mentirás siempre… florecerás pero nunca tendrás semillas”
Los árabes beben a cualquier hora del día vasos de té a la menta, caliente y muy dulce. Los ingleses la usan en sus famosas salsas y jaleas “a la menta”.
En el Oriente Medio y África, perfuma el te, ensaladas, yogures, postres a base de queso, etc.
Hasta aquí la historia y la leyenda de este noble producto antes de convertirse en licor.  Esa es otra historia a la que le dedicaremos nuestro próximo artículo.