Bienvenidos a Botellitas Humar

Bienvenidos a Botellitas Humar

Hola!!

Desde Argentina, queremos que conozcan nuestra colección de más de 1.400 botellitas miniatura, iniciada en Córdoba, Argentina, en la década de los 50, con algunas piezas que ya en ese entonces eran antiguas. Durante casi los últimos 18 años estas botellitas "durmieron" literalmente en cajas. Todas ellas están en su verdadero estado, aun en los casos en que su etiqueta o su contenido han sufrido el paso de los años. En este blog, comentaremos las más curiosas, interesantes o entrañables. Valoramos mucho los comentarios que nos dejen en sus visitas, ya sea aquí en el blog, en nuestra Página Web: http://botellitashumar.jimdo.com o en nuestro Mail: botellitas.humar@gmail.com


viernes, 26 de marzo de 2010

EL FUTBOL SEGUN BOTELLITAS HUMAR

Adelántandonos al Mundial de Sudáfrica, queremos presentar algunas de nuestras botellitas miniatura con la curiosa  forma de pelotitas de football que homenajean a varios ilustres equipos internacionales.
Estas pelotitas son todas elaboradas por la destilería española Destilería Campeny, y datan de la época del Mundial de España, en 1982.
Su capacidad está en los 30 ml y, pese a apoyarse en una base que es la boca de la botella, han conservado su contenido original sin problemas.
Ahora que son varias las selecciones americanas y europeas que concurrirán a Sudáfrica, quisimos homenajearlas con el tema del futuro Mundial y algunas escenas de buen football (imágenes extraidas de la web).
Las imágenes incluyen, en su mayoría, a jugadores argentinos: Messi, Tevez, Maradona, Crespo, que, como me indica Hugo, son "los mejores del mundo".  
Je, je, je...  Se aceptan opiniones adversas de Nigeria, Camerún, Brasil, Inglaterra, Alemania, Holanda, España, Italia, Francia, Uruguay, Paraguay, Chile y también de Trinidad Tobago y otros.

jueves, 25 de marzo de 2010

BOTELLITAS Y BEBIDAS "DE COLORES"

Siempre nos ha llamado la atención la variedad y vivacidad de los colores de las bebidas contenidas en algunas de estas "enanitas". Su color no tiene nada que envidiar a las de sus hermanas más grandes y se mantiene en muchos casos invariable a través del tiempo.
Eligiendo aquéllas de colores más bonitos, quisimos homenajear a una de nuestras cantantes preferidas: la griega Nana Mouskouri...

martes, 16 de marzo de 2010

UN FERNET ITALIANO Y UN PATO ARGENTINO – II

CAPITULO 2 - EL PATO – 2009, Villa Allende, Córdoba, Argentina
Como en tantas madrugadas, también se ve luz a través de las ventanas del Almacén y Bar Cóndor, en Villa Allende, cercana a la ciudad de Córdoba. Como en la botica de Don “Dino” Branca, en Milán, mujeres y desconocidos no son muy bienvenidos en la trastienda del Cóndor.  Es que hoy vino el “Pato”, y como siempre lo rodean los caddies, los amigos que comparten con él las empanadas o el asado en Mendiolaza (cuna del “Pato” vecina a Villa Allende).

Un cordobés ilustre, nuestro Ángel “Pato” Cabrera, gloria del golf, único argentino en la historia que ocupa un lugar entre los Top Ten del Ranking Mundial de Golf, único argentino en el equipo Internacional que enfrenta cada dos años al combinado estadounidense; ganador del 2007 U.S. Open, ganador del torneo de Augusta en 2009.
Para Villa Allende el Pato no es un ídolo lejano, de los que sólo se ven por televisión. Es el vecino de siempre, el que nació allí y vive allí. El que habla con cuanto amigo se le acerque como si fuera un vecino más. Su leyenda, la del hombre del saco verde, que ganó dos Masters y sueña con el tercero; que cuando vuelve a Villa Allende sirve asado a sus amigos en su casa y se prende en interminables partidos de truco regados de Fernet con Coca; parece correr de boca en boca.
Y hablando de bocas: esa noche en el Cóndor los paladares se remojan con una delicadeza cordobesa: Coca Cola con Fernet, ese licor amargo y fragante creado por Don Dino Branca en Italia.
Al “Pato” Cabrera le gusta contar la historia de cuando muchos años atrás, durante un Abierto Italiano, lo expulsaron de un restaurante porque al dueño le pareció extremadamente vulgar mezclar Coca con un bajativo tan elegante. Aquí en el Cóndor, el combinado se sirve de botellas plásticas de dos litros recortadas.
Y aunque esto tenga tonada cordobesa, no es un cuento del Negro Álvarez (humorista cordobés), sino pura realidad: 30% del fernet que se produce en Argentina se bebe en la provincia mediterránea. Y el fernet adquiere “pasaporte cordobés” al unirse con la bebida cola.
En nuestra colección, además de las micro botellitas de Coca y Pepsi Cola, indispensables compañeras en Córdoba, de un buen fernet, presentamos dos miniaturas de Fernet casi iconos de la bebida provincial cordobesa. “1882” de Porta Hnos, elaborado en Córdoba. y Branca, en una edición conmemorativa de los viejos afiches de Branca que se utilizaban para difundir el fernet en Argentina, en la época en que aun era importado y no tenía carta de ciudadanía.



UN FERNET ITALIANO Y UN PATO ARGENTINO - I

CAPITULO 1 - EL FERNET – 1845, Milán, Italia
Como en tantas madrugadas, aun se ve luz en el interior de la casa de la "Vía Broletto 35, vicino a la chiesa de S. Tomaso" en Porta Nuova, Milán.
Allí solo, entre frascos y probetas, Bernardino Branca, persiguiendo un viejo sueño, combina hierbas, raíces, cortezas y frutos, según las proporciones que le habría indicado su joven esposa Maria Scala, con el artesanal cuidado que le dicta su larga experiencia de boticario. Cuando prueba el aromático y oscuro líquido, sonríe satisfecho. Acaba de crear un elixir distinto.  Al preguntarse como llamarlo, recuerda a su gran colaborador, el Dr. Fernet, un hombre mayor, sueco, en cuyo homenaje, Don “Dino” bautiza al nuevo licor.
El nombre de FERNET BRANCA comienza a ser repetido de boca en boca por quienes encuentran y recomiendan las virtudes del prodigioso elixir, ya producido por la empresa Fratelli Branca de Milán, la que dice poseer el secreto “del verdadero y genuino proceso de dicho licor”.
De nuestra colección, presentamos 7 botellitas de fernet europeo, seis de ellas italianas, si bien Wikipedia indica que en Italia con la palabra "fernet" se hace referencia solo a la bebida de marca Branca. La primera de la izquierda es un Fernet Branca de la década de los 80. Las pequeñitas que le siguen son fernets de Gamondi, Stock, Franciacorta, Morandini y Rossi, acompañados por un fernet español de la Destilería Morey. Nos cuenta nuestro amigo Lucio Molina que el fernet es poco consumido hoy en España lo cual parece que no ocurría en los 80 de los que data nuestro mini Morey.
El fernet entra a Argentina por el puerto de Buenos Aires a principios del siglo XX. Los inmigrantes italianos venían con sueños para cumplir y una botella de la bebida lista para descorchar. Ante el menor mareo en el barco, la mínima indigestión o para “potabilizar” el agua criolla, acudían a su botellita multipropósito. La fórmula de “Dino” Branca, que en 1845 se vendía en un frasco con gotero, desembarcó y se quedó para siempre en Argentina como tantos otros queridos “tanos”.
Tanto se arraiga el fernet en Argentina que en 1925 comienza la elaboración local en base al extracto enviado desde la casa matriz, y en 1945 se  inaugura una fábrica en Argentina, ubicada en Uspallata 3034 en el barrio porteño de Parque Patricios, Buenos Aires.
http://es.wikipedia.org/wiki/Fernet

miércoles, 10 de marzo de 2010

SIDRAS Y VINOS ESPUMANTES - (PERO NO TANTO)


Existe también en el mundo de las minis, un grupo de botellitas micro, en vidrio o plástico, de sidra o vinos espumantes: evidentemente no contienen líquido espumante sino una réplica.
Son botellitas más recientes, y en nuestra colección tenemos varias sidras argentinas y los “Astis” (recurren a la denominación italiana para ciertos vinos del Piemonte “Asti Spumanti”) de Cinzano y Gancia.  Se trata de “micro miniaturas” de no mas de 7 cm de altura, todas de vidrio pero que con la mayor honestidad del mundo, llevan una banda sobre su tapa que indica “Producto ficticio – No bebible”.

VERDADEROS VINOS ESPUMANTES Y SIDRAS MINIATURAS


Recordemos la serie de problemas que genera en el mundo de las “minis” la presencia de contenido realmente espumante en una botellita. Esta debe hacerse especialmente, cuidando los diferentes aspectos que se consideran también para la bebida en su tamaño normal: espesor del vidrio, tapòn, cierre.
Entre las antiguas botellitas con contenido “verdadero”, Alfredo Spinelli reconoce en sus fotos de 1975 al vino Barbera de Bodegas Esmeralda y a la Sidra La Farruca de Florio y Cia.
Nuestras botellitas de Barbera  y La Farruca miden 12.5 cm. y contienen 50 cm3 de verdadero vino espumante la primera y burbujeante sidra la segunda. Al darlas vuelta, ademas del lògico sedimento, se alcanzan a apreciar pequeñas burbujas. En el Barbera, la lámina de papel de plomo que recubre la tapa está muy plegada, es gruesa y en estado impecable. La cubierta de la sidra es tan fina como la del Champagne Espiño, lo que permite distinguir el bozal de alambre, y en un punto lateral donde apenas se abrió la cubierta de papel metálico, se alcanza a comprobar que el tapón es de corcho.